Adelaida Esther Morán, microempresaria luchadora atendida por Microserfin

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Hace 27 años cuando los caminos solo eran de tierra y no había calles de asfalto, Adelaida Esther Morán llegó a la comunidad de Ahogado Centro en el distrito de Capira, con el sueño de alcanzar su desarrollo personal, social y económico.
Al principio lo único que cultivaba era limón persa para la venta, pero no era mucho lo que lograba vender, sin embargo por ella y por su familia no se rindió. Tiempo después escuchó decir en una emisora que Microserfin daba créditos a los pequeños empresarios y fue gracias a eso que pudo encontrar una nueva forma de hacer crecer su actividad productiva.
Su primer crédito con Microserfin fue por $750.00 el cual utilizó para abastecer su negocio de abarrotería, ya que era el único comercio cercano para las personas de su comunidad.
Morán todavía recuerda como si fuera ayer que cuando llegó al sitio que hasta hoy es su hogar, su casa estaba hecha de pencas y el piso era de tierra, por eso al caer la noche o en épocas de lluvias, siempre se hacía presente el miedo de que una fuerte brisa se llevara parte de lo que en ese entonces era su vivienda.
“Gracias a Microserfin y a la orientación de mi asesor de crédito logré conocer el producto Casafin, el cual me permitió tener recursos por primera vez para mejorar mi calidad de vida y la de mi familia, ahora me siento segura porque el techo es de zinc, el piso y las paredes son de cemento. Incluso pudimos comprar paneles solares para alumbrar la casa.”
En la actualidad, producto de su esfuerzo y crecimiento del negocio Adelaida ha podido invertir en la educación de sus hijos y en la compra de activos como un vehículo para movilizarse y continuar trabajando para lograr sus sueños a través de sus actividades agropecuarias.

Comparte esta publicación con tus amigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin